CÓMO CURAR TRONCOS PARA EL ACUARIO

CÓMO CURAR TRONCOS PARA EL ACUARIO






Image



Cuando nos disponemos a decorar nuestro acuario, valoramos varios elementos que nos ayudan a componer y ordenar nuestro paisaje.

Uno de los mejores elementos para la decoración de nuestro acuario es la madera. Tanto las ramas como las raíces están muy presentes en el medio acuático de los ríos,
por lo que aparte de estéticos, resultan interesantes si pretendemos simular un trocito de la naturaleza acuática en nuestra casa.

Aparte de las razones puramente estéticas y compositivas que nos permiten los troncos, hay que contar con que, dependiendo de la especie de árbol que usemos,
estaremos además aportando elementos beneficiosos, tanto para nuestros peces como para nuestras plantas.
Algunos peces, como los ancistrus, necesitan en su dieta de celulosa, la cual adquieren de los troncos.
Además, estos sirven de guaridas y escondites donde establecen sus territorios de cría.
Otros peces, como los discos, se favorecen de los taninos que desprenden los troncos en fase de maduración,
que son muy útiles para la mucosa que estos segregan sobre sus escamas.
Las composiciones de ramas intrincadas, resultan un lugar seguro para resguardarse de esos depredadores aéreos que acechan en su medio natural
y les provocan comportamientos reflejos de estrés ante vibraciones, cambios de luz, etc…

Ni que decir tiene, que gran parte de las plantas que usamos en nuestros acuarios se benefician de los troncos para enraizar y agarrarse a ellos,
con lo que resultan una buena base donde establecer nuestra vegetación.

Por tanto, ¿Por qué no usar troncos en nuestro acuario?
¿Qué problemas o inconvenientes hay que tener en cuenta para poder utilizarlos en nuestro acuario?

Principalmente, al tratarse de materia orgánica, debemos tener en cuenta que los troncos no dejan de ser un trozo de un ser vivo,
que como tal, si su medio no es acuático, será un trozo de materia orgánica susceptible de descomponerse y pudrirse.

Por ello, debemos saber que incluir cualquier tronco en nuestro acuario no es una buena medida, a no ser que cumpla con determinadas propiedades.

- La principal es la dureza. Cuanto mas duro y compacto sea un tronco, mas resistencia tendrá a la putrefacción.
Es por ello que determinadas especies no serán aptas para introducirlas.
- No menos importante es la cantidad de taninos que tenga esa especie. Demasiados taninos pueden ser un inconveniente,
ya que pueden teñir en exceso el agua y resultar antiestético. Esto es algo que va más bien en gustos, pero un exceso de taninos hará que nos sea difícil ver bien a nuestros peces
y repercutirá en la efectividad de la iluminación sobre las plantas.


Image

Efecto traslúcido y color té provocado por los taninos liberados en el agua


- Algunas especies segregan productos que pueden ser tóxicos y por tanto peligrosos para nuestro entorno acuático.
Las arizónicas y en general todo tipo de coníferas segregan resinas que contienen aceites, ácidos, alcoholes, aldehídos y cetonas que pueden ser un riesgo.
De la brea de la trementina, que sale de la resina de las coníferas por ejemplo se destila alquitrán.
- La geometría de las ramas puede llegar a ser importante a la hora de elegir unas especies u otras,
ya que las que tengan espinas o púas en sus ramas pueden ser un peligro potencial para especies asustadizas.


Aquí se muestran algunas especies, tanto por ser muy aptas y recomendadas como por ser totalmente inadecuadas.

ADECUADAS:

- Vid: Las ramas de vid son duras y muy compactas, con lo que son muy recomendables.
- Mangle: Es un tipo de árbol que se desarrolla sobre todo en la costa y en las desembocaduras de los ríos.
Conforman lo que conocemos por manglares, que son masas vegetales en las laderas de ríos densamente pobladas, formando murallas infranqueables.
  Es una madera adaptada a medios acuáticos salinos normalmente y por tanto muy apta por resistir muy bien la humedad.
- Mopani: Es un árbol africano, de tronco muy duro, hasta tal punto que ni las termitas pueden atacarlo, con lo que sumergido resulta bastante estable y adecuado.
- Roble. Igualmente dura y resistente curada adecuadamente.
- Olmo: muy resistente a la putrefacción cuando está húmeda.
- Alcornoque y encina. Se puede utilizar por su gran dureza, aunque en el caso del primero habremos de quitar su gruesa corteza de corcho.
- Olivo. La madera de este árbol es muy dura y compacta
- Madroño y frutales de rama dura. Mientras se trate de una madera densa y compacta podrían utilizarse,
aunque deberá tenerse en cuenta el modo de pelarlos y eliminar la corteza superficial, que es muy susceptible de pudrirse.

NO ADECUADAS:

- Resinosas. Coníferas. Todas estas variedades que producen resina no son adecuadas, por la peligrosidad de este compuesto natural,
y en general son maderas muy blandas, muy susceptibles de pudrirse y que pesan poco, por lo que tienden a flotar.
Además, acidifican mucho el agua a causa de esa rápida putrefacción.
- Tejo. Su madera es dura y compacta, pero es una planta tóxica, por lo que es totalmente desaconsejable.
- Rosales y zarzas. Madera dura pero ligera y poco compacta, aparte de tener espinas.
- Guayaba. madera dura y compacta, aunque enormemente rica en taninos, de hecho la corteza se usa para broncear y para hacer té.
Curarla resulta muy complicado ya que tiñe en exceso.


Habiendo elegido la madera y habiéndola conseguido, antes de proceder a curarla hay que tener en cuenta que cualquier madera, si está verde,
es decir “viva” es susceptible de pudrirse y llenarse de hongos con facilidad.

Por ello, lo suyo es buscar troncos totalmente secos.


Image


Se podría buscar madera verde y dejarla secar al sol, pero requiere bastante tiempo antes de empezar a curarlo,
por lo que es recomendable buscar ramas o troncos muertos que lleven tiempo a la intemperie, de modo que sus partes blandas se han podrido ya
y la corteza se ha desprendido por la acción de la lluvia y el sol.
Preferentemente los troncos sumergidos en arroyos con corriente serán los mas adecuados ya que estarán pulidos por la erosión y totalmente curados.

En caso de contar con un tronco seco que tengamos que curar el procedimiento será el siguiente:

Herramientas:

- Espátula.
- Cuchillo de punta redondeada.
- Guantes.
- Salfumán. ácido clorhídrico, agua fuerte o ácido muriático. (ClH).
- Lejía (Hipoclorito sódico, ClONa), o tambien llamado cloro en Sudamérica.

Nota (*): Tanto el salfuman como la lejia deberán ser sin productos añadidos. No usar si llevan perfumes.
El salfuman para limpieza va en disolución entre el 10 y 12%.
El acido clorhidrico que venden como limpiacementos va en disolución del orden del 22%.
Ambos productos son lo mismo pero en distintas disoluciones.


Image


Procedimiento:

1.- PELADO

Primero se habrá de eliminar la capa superficial de corteza que está suelta a medias. Se trata de la capa que ha estado en contacto con el sol
y la humedad y por la acción de ambos se ha medio desprendido sola del tronco en si.
Eliminar esta parte es aconsejable, ya que es la que mas tiñe de primeras el agua, mas microorganismos contiene,
así como hongos, insectos o cualquier otro agente “peligroso”, como posibles pesticidas.


Image

Tronco según fue recogido del campo



2.- DESINFECCIÓN

Para evitar esos agentes “peligrosos” que puedan infectar a nuestros peces habrá que desinfectarlos.
Para ello se pueden usar distintos métodos. Algunos de ellos son hervir, usar lejía o usar salfuman.
Cualquiera de estas tres opciones es buena para asegurar una desinfección suficiente.

- Los troncos se deberán hervir al menos durante 30 minutos, o en su defecto mantener en un baño de salfuman o lejía durante 24 horas mínimo.

- La lejía es hipoclorito sódico, (ClONa), es uno de los mejores desinfectantes, ya que mata prácticamente todos los microorganismos que existen.
En 24 a 48 horas en contacto con el aire debería evaporarse, pero en caso de querer asegurarnos de que tras la desinfección eliminamos este producto,
se puede  meter la madera en un baño de agua con Tiosulfato Sódico, que produce una reacción química con la lejía  anulándola.
La dosificación no necesita gran exactitud, ya que un buen chorro es mas que suficiente para asegurar un efecto mas que suficiente.

El salfuman mata gran cantidad de microorganismos por su gran acidez. Es un producto enormemente ácido, con lo que usando la disolución correcta en el agua,
baja el ph hasta niveles donde no se puede dar la vida, del orden de 1 o 2 de ph.
La dosificación en este caso deberá ser algo mas abundante que la lejía, pero al tratarse de un producto relativamente barato,
usar 1/4l para 100 o 200l sería  mas que suficiente.
Se anula igualmente con Tiosulfato sódico.

3.- REMOJADO

La madera seca, necesita un tiempo sumergida para llenar sus poros y así liberar el oxígeno que estos contienen para no flotar.
Además, aunque se haya procedido a quitar la capa superficial blanda, necesita un tiempo prudencial para reblandecer y resultar más fácil de limpiar, pulir y manipular.
Es aconsejable dejar a remojo sumergidos los troncos al menos una o dos semanas para asegurar el reblandecimiento suficiente para manipularlos.


Image

Troncos a remojo aprovechando depósito de agua de los cambios


4.- LIJADO

Ya reblandecido el tronco, resulta mas fácil quitar las partes blandas y superficiales que por efecto de la humedad se desprenden con mas facilidad.


Image

Tronco ablandado, en el que se observa como sale la corteza a tiras


5.- CURADO

Este ultimo paso requiere de mas tiempo, ya que limpiado bien, hay que dejar que los restos que faltan por pudrirse lo hagan.
Para el curado, se requiere un recipiente grande donde quepan los troncos totalmente sumergidos
y se pueden usar unas piedras como peso muerto, que se ponen encima para evitar que estos floten.
Si se van a curar los  troncos a la intemperie, se puede echar salfuman para evitar que los mosquitos pongan huevos en el agua
o cualquier otro agente externo infecte el agua donde están metidos.
Durante el curado, el tronco desprenderá gran cantidad de taninos que teñirán el agua de color té.
Estos taninos acidifican el agua y son como ya dijimos adecuados para algunas especies,
por lo que este curado se puede “reducir” en el tiempo si nos interesa que estos taninos se liberen en nuestro acuario.
Si no es así, hay que tener en cuenta que dependiendo del tipo de madera usada tardará más o menos en dejar de soltar taninos.
En cualquier caso, menos de 6 a 12 meses de tiempo tardará en dejar de liberarlos, por lo que habrá que tener paciencia.


Image

Troncos listos para ser incorporados en el acuario


Durante este tiempo, decidiremos cuando meterlo en nuestro acuario, en función del estado de putrefacción en el que se encuentre.



ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS:

- En ocasiones, aun después de un buen limpiado y lijado, aparecen zonas blandas que se pudren
y dentro del agua permiten la proliferación de hongos, por lo que hay que volver a sanear y desinfectar.
Para ello, lo aconsejable es sacarlo del acuario, dejarlo sumergido en un recipiente con salfuman 24 horas,
luego quitar las partes blandas con un cuchillo, lavar el tronco y volver a introducirlo en el acuario.


Image

Materia blanda en proceso de descomposición que habrá de ser saneada


- Para acelerar el proceso de curado, y reducir el tiempo de emisión de taninos, se pueden hervir los troncos durante 12 a 15 horas,
lo cual liberará gran cantidad de taninos durante ese tiempo. Es posible con este método recortar los tiempos de curado,
pero hay que contar con que siempre algún tiempo seguirá tiñendo.
A mayor tiempo de hervido, más reduciremos ese tiempo de curado.

- Los Taninos son partículas de materia en descomposición y como tales acidifican el agua, es decir, bajan el ph, con lo que resultan útiles para este menester.
Se habrá de tener en cuenta que esa acidificación dependerá de la dureza de nuestra agua,
ya que si el tampón de carbonatos es alto, aun teniendo muchos taninos, el ph no bajará.


Image

Agua teñida por los taninos liberados por los troncos


- A veces, aun habiendo curado el tronco durante mucho tiempo y habiendo constatado que las partes blandas han sido eliminadas,
al meterlo en nuestro acuario sigue tiñendo el agua. Para ello, necesitaremos cambiar agua con más frecuencia de lo habitual para reducirlos,
o en su defecto colocar carbón activo en el filtro para que retenga dichos  taninos y permita que nuestra agua quede cristalina.
Este método puede resultar útil, pero hay que tener en cuenta que el carbón activo también retiene los micros y macros que trae el agua
y que son necesarios como nutrientes para nuestras plantas.

- Los hongos verdes y blancos que aparecen en los troncos no son más que organismos xilófagos, es decir,
organismos que se alimentan de la madera blanda. No se debe permitir que proliferen en exceso,
por lo que es aconsejable sacar el tronco y lavarlo en salfumán para erradicarlo. Al haber proliferado, es síntoma de material blando,
por lo que habrá que eliminarlo antes de devolver el tronco al agua.
Los troncos verdes sumergidos inevitablemente acaban derivando en hongos, ya que estos proliferan en rangos de temperatura muy habituales en nuestros acuarios.
Las zonas de gran humedad son los sitios mas favorables, sobre todo en la superficie de nuestro acuario, en contacto con el aire.
Por eso, lo más aconsejable es sumergirlos totalmente dentro de nuestro acuario.

- Es aconsejable pulir y eliminar extremos punzantes que puedan ser un riesgo para la integridad de nuestros peces.

- No usar fungicidas ni pesticidas para desinfectar, ya que será peor el remedio que la enfermedad y eliminar estos productos resulta realmente complicado.



Este artículo se basa en mi experiencia personal en el curado de troncos y por tanto no es más que un método para hacerlo que a mi personalmente me ha servido.
Tiene como único objetivo dar opciones y nociones básicas de como proceder para curar madera y convertirla en apta para el acuario.






Autor: Yowi
Imágenes: Yowi
Muestras: yepes, Yowi.
Edición y publicación: rpichu
2ª Edición y publicación: Elma
Arreglos de texto: Elma
Maquetación de las imágenes: Elma
Fuente: www.portalpez.com









Similares
CÓMO HACER UNA MOPA PARA ACUARIOS DE KILLIS

CÓMO HACER UNA MOPA PARA ACUARIOS DE Bueno, ahora nos toca elaborar una mopa para nuestros acuarios de killis. Elementos necesarios: Lana acrílica 100 % en colores verdes o marrones tierra y tonos oscuros. Unas tijeras y un trozo de estirofoam o corcho blanco. ...

CONSTRUCCION DE MUEBLE APARADOR PARA ACUARIO

CONSTRUCCION DE MUEBLE APARADOR PARA Como últimamente suelo colarme bastante por esta página, donde estoy aprendiendo bastante, pues quería aportar mi pequeño granito de arena. Estos son los planos del diseño que hice del mueble, primero la base en sapelli. Después la estructura vertical maciza en sapelli. Soportes adicionales en tablero DM (30mm). Como veis ...

MONTAJE DE CALEFACCIÓN RADIANTE PARA BATER...

MONTAJE DE CALEFACCIÓN RADIANTE PARA BATERÍAS DE Vamos a construir una calefacción radiante con cable de silicona para baterías de acuarios. Antes de plantearnos el utilizarla, debemos saber que únicamente la emplearemos en baterías de acuarios que tengan el mismo volumen de agua. En este ejemplo realizaremos 3 calefacciones para 3 baterías de acuarios, en grupos de 5 urnas, todas de 14 litros. Si sólo queremos para un acuario no habrá problemas. La cuestión es que tengan el mismo volumen para que se calienten homogéneamente, pues como sabemos ni se calienta ni se enfría en el mismo tiempo un acuario de 14 l. que uno de 40 l. A mayor volumen más tarda en calentarse o enfriarse, a menor vol...

FONDO "ESPUMOSO" ROCOSO 3D PARA ...

FONDO "ESPUMOSO" ROCOSO 3D PARA Primero: los materiales a - Espuma de poliuretano - Papel rocoso o papel aluminio o nada - Ramas o sarmientos de cepas o parras. - Spray de los chinos de 2 euros negro o beige - Si lo deseas arena, pero después de muchas pruebas me da a mí que rayaría el cristal trasero. Segundo: Yo puse el papel de roca o cualquier papel arrugado abajo, porque si la espuma la rocías sobre una madera lisa un lado se queda liso, en cambio si tiene arrugas abajo y cuando roc...

MONTAJE DEL ACUARIO I (LA UBICACIÓN DEL AC...

LA UBICACIÓN DEL ¿Dónde coloco el acuario? Aunque esta pregunta pueda parecer absurda, muchas veces no tener en cuenta esta simple cuestión puede acarrear serios problemas que podrían haber sido fácilmente evitables. La respuesta de primeras parece inmediata: “Donde quepa”… A veces y por falta de sitio puede que esta sea la única respuesta, pero, aunque así sea, se deberían estudiar ciertos pros y contras antes de tomar una decisión. Ante todo, debería primar el sentido común, que por desgracia hoy en día es el menos común de los sentidos. Esto como norma general, aunque a veces no solo es una cuestión de sentido común, sino que conocer determinados datos puede facilitar la toma de dicha decisión. Ante...