CON LOS CINCO SENTIDOS

CON LOS CINCO SENTIDOS






SISTEMA NERVIOSO


Las estructuras básicas del sistema nervioso de los peces han sufrido modificaciones sustanciales respecto del resto de vertebrados.
El encéfalo carece de hemisferios cerebrales destinados a funciones voluntarias y a actividades intelectuales, por lo tanto los peces solo son capaces de reaccionar a estímulos de forma instintiva y no poseen una visión analítica del mundo en el que se desarrollan.
En cambio sí que cuentan con una estructura en su cerebro que registra los cambios en la presión del agua. Lóbulos ópticos y cerebelo ocupan la mayor parte del encéfalo. La médula espinal llega hasta la última de las vértebras caudales y está formada por fibras sensitivas, asociativas y motoras.
El sistema nervioso periférico está compuesto por los nervios espinales, por los nervios encefálicos y por el sistema nervioso simpático, cuyas funciones son semejantes al resto de vertebrados.


LOS ÓRGANOS SENSORIALES


La vista

Image
A pesar de poseer unos ojos hiperdesarrollados,
estas variedades de carassius no poseen mucha agudeza visual


Los ojos de un pez son bastante similares a los de cualquier mamífero, aunque su globo ocular es mas bien aplanado y su pupila no tiene la capacidad de contraerse. Poseen un músculo cuya función es desplazar hacia atrás el cristalino, adaptado para la visión a corta distancia. Carecen de párpados y de lacrimales.

En líneas generales los peces son capaces de distinguir los colores y las formas, dependiendo de la cantidad de luz, pero son especialmente capaces de captar el movimiento. Tienen una percepción mucho mas nítida de los objetos situados al frente que en sus laterales pero también pueden captar y distinguir objetos situados mas allá de la superficie del agua. Esta es una capacidad aprovechada por muchas especies que encuentran parte de su alimento fuera del medio acuático, como el Toxotes Jaculator capaz de hacer caer al agua insectos que se hallan en la vegetación circundante, proyectando sobre ellos certeros chorros de agua.


El oído

Image
Los peces complementan el oído con la vejiga natatoria
 que actúa como un amplificador


Los peces no poseen ni oído externo ni medio. El oído interno está constituído por un órgano de equilibrio y se compone de dos cavidades superpuestas recubiertas por tejido sensitivo. En la oreja hay una serie de formaciones calcáreas que se disponen en capas concéntricas, estos otolitos estimulan el tejido sensitivo y al moverse dentro de la cavidad indican al pez su posición horizontal o inclinada según el caso.

La capacidad auditiva de los peces es realmente buena, además, determinadas especies ven aumentada esta capacidad gracias a la amplificación que permite la vejiga natatoria (que actúa como amplificador) y a los huesecillos de Weber encargados de transmitir las ondas sonoras al oído interior.
A pesar de que no poseen organos de fonación pueden utilizar la vejiga natatoria para producir señales sonoras e incluso sus dientes pueden emitir sonidos chirriantes.


El olfato

Image
Orificios nasales en un disco


El olfato está bien desarrollado y resulta primordial en la búsqueda de alimento y a la hora de la reproducción. Se localiza en las fosas nasales situadas en la cabeza y estan dotadas de vías diferentes para la entrada y para la salida del agua. Al contrario que en los vertebrados superiores , en los que los sensores gustativos se emplazan exclusivamente en la boca, en los peces se hallan diseminados por toda la epidermis y en los arcos branquiales y en las barbillas. Al estar sumergidos los alimentos en el mismo agua donde se hallan, son capaces de detectar los alimentos a considerables distancias en algunos de los casos.


El sistema de la línea lateral

Image
En los discos la línea lateral se halla partida en dos tramos perfectamente separados


Es un sistema sensitivo particular de los peces. Se sitúa a lo largo de los flancos y les permite detectar vibraciones transmitidas a través del agua, incluso de baja intensidad. Se trata de una serie de canales ubicados bajo la piel, se hallan recubiertos de abundante mucosidad y plagados de terminaciones nerviosas.
Este sistema sensorial es perfectamente visible en forma de poros alineados que a través de las escamas ponen en contacto las células sensitivas con el mundo exterior.

A través de este órgano el pez detecta vibraciones y la presión del agua, capacitándoles para evitar obstáculos y otros organismos presentes en su medio.





Autora: Nana
Bibliografía: Las Enfermedades de los peces de Acuario (Massimo Millefanti)
Imágenes: Nana
Edición y Publicación: rpichu
Arreglos de texto: Elma
Maquetación de las imágenes: Elma
Fuente: www.portalpez.com






 

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el trafico. Compartimos informacion sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y analisis web, quienes pueden combinarla con otra informacion que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. ACEPTAR | Mas informacion