EL TUATARA, EL FÓSIL VIVIENTE

EL TUATARA


EL FÓSIL VIVIENTE






El tuatara es un fósil viviente; se le llama así porque es el único superviviente de un grupo de animales extinguidos a los que solo se les puede encontrar fosilizados en rocas. De hecho es notable que el tuatara haya sobrevivido y no se sabe porqué, ya que sus parientes más cercanos se extinguieron hace millones de años. Hoy día los tuataras viven en unos pocos islotes de la costa de Nueva Zelanda, donde son activos de noche. Habitan en madrigueras que a menudo ocupan también las aves marinas (como petreles y pardales), comiéndose de vez en cuando a sus polluelos.

Aunque externamente se parecen mucho a los lagartos, difieren de ellos en muchos aspectos. Los tuataras tienen una tasa metabólica baja (la tasa de conversión de comida en energía), y son capaces de funcionar bien a temperaturas mucho menores que el resto de los reptiles. También tienen un ritmo de crecimiento extremadamente bajo y, a veces, continúan creciendo hasta los cincuenta o sesenta años de edad.

Reproducción

Los machos de tuatara crecen hasta una longitud de 61 cm., las hembras son ligeramente más cortas. Alcanzan la madurez sexual sobre los veinte años de edad y posiblemente pueden vivir más de ciento veinte años.

Después de la cópula la hembra guarda el esperma diez o doce meses y luego pone de cinco a quince huevos en una madriguera poco profunda. Los huevos no eclosionan hasta quince meses más tarde. El periodo de incubación más largo que se conoce en reptiles y los jóvenes son auto suficientes inmediatamente después de nacer.

Su cuerpo

La palabra maorí tuatara significa " picos en la espalda" y se refiere a la cresta que recorre el dorso y la cola. Un "tercer" ojo sensible a la luz es visible en los animales jóvenes pero no en adultos ya que la piel se espesa sobre este punto. Puede regular el  reloj biológico del tuatara y probablemente también actúa como termostato.

Sus patas son cortas y fuertes, adecuadas para excavar madrigueras. No tienen orificios auditivos externos .

El cráneo difiere del de los lagartos en que tiene dos arcos temporales y es parecido al de los cocodrilos. En la mayoría de los lagartos se ha perdido el arco inferior, mientras que en serpientes y amfisbaénidos se han perdido ambos arcos.

En la historia

Existen restos fosilizados de Homoeosaurus, un animal parecido al tuatara que vivió hace unos 140 millones de años en lo que ahora es Europa. En ese tiempo, los Sphenodontida, el grupo al que pertenecen el tuatara y sus parientes fósiles, estaba muy extendido y contaba con animales bien adaptados. Parece probable que los esfenodóntidos se separaran de los lagartos primitivos hace aproximadamente 200 millones de años.





Autor:  Frankypr
Bibliografía: Biblioteca visual altea
Edición y Publicación:  rpichu
2ª Edición y Publicación:  Elma
Arreglos de texto:  Elma
Fuente: www.portalpez.com






 

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el trafico. Compartimos informacion sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y analisis web, quienes pueden combinarla con otra informacion que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. ACEPTAR | Mas informacion